La Montaña del Hueso Roto
La Montaña del Hueso Roto

La Montaña del Hueso Roto

¡Saludos! Vengo a hablaros de la Montaña del Hueso Roto, donde habita la Tribu de los Narigones, quienes jugarán un rol importante en El Libro de las Bestias, la novela en que estoy trabajando en este momento. Quiero presentaros el relato que he escrito para explicar la historia de la montaña, que Zimma, nuestra protagonista, se verá obligada a visitar, pues los pielesverdes la han secuestrado y llevado a sus profundidades. La idea de esta entrada, además, es contaros el conflicto que supone para Zimma pasar por la Montaña del Hueso Roto y cómo llegué a saberlo todo.

Esta parte de la historia transcurre en el capítulo doce de dieciséis, y ya desde mucho antes, en el capítulo cinco, se revela al lector que algo está tramando Zimma con los pielesverdes, cuando le pretende comprar un esclavo pielverde a Tanjras, un poderoso comerciante. Finalmente, la venta se concreta en el capítulo ocho, cuando Zimma, nada más comprar al pielverde, lo libera con un mensaje para Gunth, la Narigona, caudillo de la tribu, planteándole una alianza. Los pielesverdes son enemigos ancestrales de Stavros, capital de la Casa de Esnas, donde transcurre nuestra historia, pues creen que bajo la Torre Viviente vive un Gog, un demonio nacido durante la Edad de los Dioses. Cuando Zimma comienza a decirle a sus aliados que va a traer a los pielesverdes para atacar la ciudad, todos se temen lo peor. Sabía hasta ahí cuando me enfrenté al reto de escribir este capítulo doce, con el que estoy estos días. Bueno, también sabía que finalmente lograría la alianza con Gunth, pero no sabía cómo iba a pasar. Sí sé que todos tienen razón y que los pieleverdes van a dejar la cagá, como se dice en buen chileno, en los capítulos quince y dieciséis.

Zimma marcha desde Stavros a los Altares del Viento, ya sabréis en su día por qué. El caso, es que de camino, cruzando las Montañas Nithias, se enfrentan a una patrulla de pielesverdes, de la tribu de los Narigones. Zimma, haciendo uso de su báculo, logra derrotarlos a todos. A su regreso desde los Altares del Viento, cruzando las montañas con Jarvis Dundas, quien la ha acompañado todo el viaje, son secuestrados por los pielesverdes. Llegados a este punto no sabía cómo continuar. Podía escribir un par de escenas sencillas, con ella agonizando en una celda subterránea hasta que la llevan a ver a Gunth, donde tras una charla acaban aliándose. Iba a encontrar el modo. Pero me parecía demasiado simplista. No me estaba divirtiendo con eso. Así que decidí hacerme preguntas más grandes. Comencé a pensar en la montaña, en esas cuevas y en cómo las habrían hecho los pielesverdes. ¿Cómo eran por dentro? ¿Quiénes eran los Narigones? Solo sabía de ellos lo que he contado arriba. Entonces me puse a dibujar la montaña, los túneles y cavernas que alojaban a los pielesverdes bajo tierra. Pronto os los enseño, aún están en papel, pero ha quedado una tremenda morada. Tiene al menos seis pisos de profundidad, porque no he querido seguir hacia arriba. Me explico: comienza en la planta cero y llega a la menos seis, pero hay túneles que suben y no he querido indagar más. Así que podría crecer. En el interior de la montaña, resto de un tiempo pasado, quedaron formadas tremendas cavernas que debieron contener un material que el agua pudo filtrar. Ahora, tremendos espacios subterráneos alojan al menos a siete tribus de pielesverdes, con los Narigones dominándolos a todos. Al dibujar esas enormes cavernas y unirlas con túneles que subían y bajaban, traté de imaginarme la vida que debían llevar ahí dentro. Así, me puse a escribir, enlazando una historia donde hablara de las siete tribus y de la historia de la montaña. El resultado es el relato que os presento en wattpad:

LÉELO EN WATTPAD

Sabiendo eso, he sabido mucho más. Ahora sé cómo es la montaña por dentro y quiénes son los pielesverdes que la habitan. Ahora sé lo que ocurre en el capítulo doce. Zimma ha sido secuestrada por la Tribu de los Comerraíces, y saben que ella acabó sola con una patrulla de Narigones. Todos en la montaña saben de ella por aquella hazaña. Así que la llevan a ver a los del Diente Partido. Tanto estos como los Comerraíces son enemigos de los Narigones, pero éstos últimos, ya cansados de la disputa ancestral, quieren hacer un trato con Gunth, y entregarles a Zimma, a lo que los otros se niegan en rotundo. La devuelven a su celda, cuando Zimma y Dundas ya casi no tienen fuerzas y, entonces, los liberan un buen puñado de los de la Nariz Pequeña. Resulta que el pielverde que Zimma liberó en Stavros era un Nariz Pequeña. Éste, a su regreso a la montaña, fue hasta Gunth con su mensaje, pero ella se rio de él y lo encerró. Los de la Nariz Pequeña quieren que le diga a Gunth que el pielverde encerrado no mentía. Los Comerraíces la retenían en la planta menos tres. Al liberarla, deben atravesar sus territorios para escapar, pero en la caverna donde habita la tribu, ellos deciden ayudarla a escapar. La ocultan, pues no quieren que los del Diente Partido lo sepan. Así, los de la Nariz Pequeña escaparán hasta las cavernas inferiores, donde viven, y a dónde nadie va. Allí los ayudarán a recuperarse, para llevarlos después ante un chamán, también un Nariz Pequeña, pero que vive en la caverna de la Tribu Chamán. Es, en realidad, uno de ellos. Allí el chamán les dirá que vayan a ver a Gunth. Así Zimma y Dundas irán ante Gunth, la Narigona. Allí ella traerá al pielverde que trajo su mensaje, y sabrá que era todo cierto. Allí la reconocerán, por haber derrotado a una tropa de los suyos, pero Gunth, tentada ante la perspectiva de conquistar Stavros, con aquella poderosa aliada desde dentro, no dudará en aliarse con ella. Esto desembocará en la Batalla de Stavros, con la que acaba el cuento. Pero no os cuento nada más, que suficientes spoilers contiene esta entrada.

Creo que esto es hacer un buen worldbuilding de la historia, y al hacerlo, me lo he pasado en grande, y me ha resuelto muchas dudas. Espero, pronto, mostraros el mapa de la Montaña del Hueso Roto.

¡Y si os ha gustado el relato, dejadle una corazoncito en wattpad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad